Saltar al contenido

Cuando podar almendros viejos

Vida útil del almendro

Como ocurre en la mayoría de los árboles frutales, podamos (o «entrenamos») los almendros jóvenes durante su primer o segundo año para determinar su forma (esqueleto de la copa). La forma es muy importante y puede afectar a la cantidad de producción, a la calidad y a la facilidad de cosecha o de otras actividades agrícolas. Por otra parte, podamos los almendros maduros para mantener su forma y abrir la parte interior del árbol, de modo que se mejore la aireación y la penetración de la luz solar. También podamos los almendros maduros para eliminar las ramas rotas, débiles o enfermas y, por supuesto, para eliminar la madera vieja, los brotes de agua o los chupones. Todas las operaciones anteriores favorecen la producción de frutos a largo plazo. La frecuencia de la poda de árboles maduros oscila entre una vez al año y una vez cada dos años.

La forma más común de la copa del almendro es la de jarrón. El jarrón está formado por 3-4 ramas principales, que se forman a una altura de 28-31 pulgadas (70-80 cm) sobre el suelo y tienen un ángulo de 50 a 60 grados con el tronco, de modo que se facilite la recolección mecánica. Cada rama tiene dos ramas secundarias. La primera se forma a una distancia media de 16 pulgadas (40 cm) de la base y la segunda a una distancia de 24-31 pulgadas (60-80 cm) y en sentido contrario a la primera. En general, la configuración de la copa del árbol debe completarse en el menor tiempo posible y con operaciones menores.

Cuánto tarda en crecer un almendro

El almendro, como todos los frutales, requiere dos tipos de poda: la de formación y la de producción.  En este caso vamos a hablar de la poda de los almendros, ya sean adultos o viejos, por lo que nos centraremos únicamente en la poda de producción.

QUIZÁ TE INTERESE:  Cuando prescribe una deuda con una financiera españa

El almendro es un frutal que crece bastante rápido y que ha demostrado ser muy adaptable.  De hecho, se cultiva sin problemas desde hace unos mil años en toda la región mediterránea, donde las temperaturas en verano llegan a ser altas (35-40ºC de máxima, a veces algo más) con periodos secos o sequías que pueden durar meses (en mi zona, por ejemplo, podemos estar hasta seis meses sin ver llover).  Aunque nunca se deja sin regar, es cierto que, a diferencia de otros como los cítricos, tolera mejor la deshidratación.

Además, hay que decir que es uno de los que menos horas de frío necesita pasar para poder fructificar; concretamente, entre 250 y 300 horas serán suficientes para él , sobre todo si es de variedades originarias de las Islas Baleares, o del sur y/o este de la Península Ibérica, como la ‘Marcona’ por ejemplo.

Poda de almendros

El almendro es uno de los primeros árboles en florecer al finalizar el invierno y en febrero gran parte de España se viste de luz y color. Los «Almendros» están en flor, hecho que marca el inicio de la primavera. Dura aproximadamente 3 semanas y es un espectáculo.

El almendro (Prunus dulcis) es un árbol frutal de hoja caduca de tamaño pequeño a mediano dentro de la familia de las rosas, junto con otros frutos arbóreos como los melocotones, las manzanas, las peras, las ciruelas, las cerezas y los albaricoques. Dentro del género, el almendro es el más emparentado con el melocotón, y los híbridos de ambos se utilizan como portainjertos.

El almendro (Prunus dulcis) es un árbol frutal de hoja caduca de tamaño pequeño a mediano de la familia de las rosáceas, junto con otros frutos arbóreos como los melocotones, las manzanas, las peras, las ciruelas, las cerezas y los albaricoques. Dentro del género, el almendro es el más emparentado con el melocotón, y los híbridos de ambos se utilizan como portainjertos.

QUIZÁ TE INTERESE:  Cuando se podan los arboles frutales

Las almendras fueron domesticadas al menos en el año 3000 a.C., y quizás mucho antes, ya que se han descubierto almendras silvestres en yacimientos arqueológicos griegos que datan del año 8000 a.C. Los egipcios, griegos y romanos difundieron la almendra a lo largo de las costas del Mediterráneo en el norte de África y el sur de Europa.

Cuidado del almendro todo en uno

El almendro, como todos los frutales, requiere dos tipos de poda: la de formación y la de producción. En este caso vamos a hablar de la poda de los almendros adultos o viejos, por lo que nos centraremos únicamente en la poda de producción.

El almendro Es un árbol frutal que crece bastante rápido, y ha demostrado ser muy adaptable. De hecho, se cultiva sin problemas desde hace unos mil años en toda la región mediterránea, donde las temperaturas en verano llegan a ser altas (35-40ºC de máxima, a veces algo más) con periodos secos o sequías que pueden durar meses (en mi zona, por ejemplo, podemos estar hasta seis meses sin ver llover). Aunque nunca se deja sin regar, es cierto que, a diferencia de otros como los cítricos, tolera mejor la deshidratación.

Además, hay que decir que es de los que menos horas de frío necesita pasar para poder fructificar; concretamente, entre 250 y 300 horas serán suficientes para él, sobre todo si procede de variedades originarias de las Islas Baleares, o del sur y/o este de la Península Ibérica, como la ‘Marcona’, por ejemplo.